Cineantropología

Ciencia que se encarga del estudio del tamaño, forma, proporcionalidad, composición, maduración biológica y función corporal, con el objeto de entender el proceso del crecimiento, el ejercicio, el rendimiento deportivo y la nutrición(Hebbelinck, 1988).

Pilares básicos de la cineantropometría

La praxis de la cineantropometría la conforman 3 pilares básicos:

– El estudio de la proporcionalidad

– El estudio somatotipo o del biotipo

– El estudio de la composición corporal

Ésta última es, posiblemente, el más importante en el ámbito de la actividad física y el deporte y la nutrición, ya que la capacidad de un individuo para realizar cualquier tipo de esfuerzo está íntimamente relacionada con la mayor o menor presencia de sus tejidos corporales.

La composición corporal es el método de fraccionamiento del peso o de la masa corporal en compartimentos (masa esquelética, muscular, grasa, etc.) y la relación entre sus componentes y la actividad física, aplicable tanto a deportistas de élite como a población sedentaria.

¿Para qué sirve la aplicación de la cineantropometría en nuestro ámbito?

Hay muchas aplicaciones de la cineantropometría en el campo de la nutrición clínica, deportiva y de la medicina preventiva. Ésta permite

Estimar la composición corporal del individuo para así evaluar el tipo de intervención nutricional llevar a cabo junto con el ejercicio más recomendado.

Por ejemplo, en le caso de un paciente sedentario, con sobrepeso (según IMC) y factores de riesgo cardiovasculares, que las pruebas cineantropométricas detecten un exceso de masa grasa se le tendrá que recomendar una alimentación hipocalórica y baja en grasa, mientras se le recomendará trabajar sobre todo el ejercicio aeróbico.

Establecer los objetivos de trabajo con la persona en base a la mejora de los componentes de composición corporal, ya sea en clínica, deportiva o medicina preventiva.

Evaluar y observar las modificaciones y mejoras en la composición corporal antes y después de una intervención alimentaria y de actividad física. En las bajadas rápidas de peso, el componente corporal que se ve altamente disminuido es la masa muscular, lo que genera un problema ya que la grasa de mantiene.

La pérdida de musculatura a su vez, disminuye el metabolismo de la persona, con lo que ingiriendo la misma cantidad de energía en forma de calorías, se aumenta de peso en forma de grasa (efecto rebote). En las pérdidas de peso lentas y potenciando la actividad física conseguimos que el componente que disminuya sea el graso, y que el muscular aumente o se mantenga.

Saber el estado nutricional de la persona de cuestión, (por ejemplo, déficit o exceso de las reservas corporales) y así detectar casos de malnutrición por defecto (proteico-energética), muy común en geriatría y anorexias, o malnutrición por exceso, como el sobrepeso o la obesidad.

Estudiar la distribución de la masa grasa (androide o ginoide), a través del índice cintura/cadera, perímetro abdominal o algunos métodos BIA.

De especial interés para la prevención de determinadas patologías como la obesidad, la diabetes, dislipemias, e intentar disminuir su riesgo, sobre todo si la obesidad es de tipo androide.

Diseñar estudios sobre cuál es la composición corporal que tiene menos riesgos de padecer enfermedades, y así establecer, mediante mediciones antropométricas, una “somatozona saludable”, actualmente no definida.

Estudiar los efectos de distintas dietas sobre la composición corporal, y así, evaluar su idoneidad. Por ejemplo, evaluar las “dietas milagro” comparando con las dietas basadas en la alimentación saludable. Las dietas milagro entran dentro de las bajadas rápidas de peso à pérdida de musculatura. Dietas basadas en la alimentación saludable à mantenimiento de la musculatura.

Estimar el metabolismo basal en reposo de la persona a partir de fórmulas que contemplan el peso, altura y masa libre de grasa. Multiplicando por coeficientes de actividad se puede estimar el gasto energético total (GET), o aunque lo más recomendado sea evaluar la ingesta espontánea real.

Detectar el desacondicionamiento físico en pacientes con enfermedades del aparato locomotor, como la pérdida de la musculatura, e iniciar intervenciones terapéuticas que lo tengan en cuenta, y por supuesto evaluarlas.

En pacientes con artrosis de rodilla, fatiga crónica, fibromialgia… se recomendará ejercicios que puedan hacer dadas sus circunstancias, como por ejemplo ejercicios isométricos que puedan hacer estirados en la cama o sentados en una silla.

Evaluar la mejora de la condición física y el rendimiento de los deportistas en cuanto a la disminución de masa grasa y la potenciación de la masa muscular después de una intervención dietética, si lo precisan.

Conclusión

En el ámbito de las Ciencias del Deporte, es muy útil para la valoración de la condición física, el control del entrenamiento, el análisis del rendimiento energético, el estudio de los efectos de la actividad física y el deporte competitivo en la estructura y composición corporal del individuo, selección de talentos y para estudios biomecánicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s